Ni Adolf Hitler ni la Alemania de 1939 saltaron al primer plano de la actualidad mundial tal y como nos contaría la historia. Los dos evolucionaron tratando de evitar sus peores errores del pasado: tanto Alemania como el propio Hitler buscaban a quién culpar. Juntos iniciaron una danza macabra para encontrar seguridad y una identidad propia. Azotada por un miedo frenético y enardecida por el “refugio Hitleriano”, Alemania cedió complacientemente su voz a un solo hombre. Adolf Hitler subió al poder gracias al silencio de personas que podrían haber dicho… pero no lo hicieron. Y su silencio permitió que el mal se propagara.

Fue real y no lo debemos olvidar jamás.

Primera parte

Segunda parte

Advertencia: Los videos o películas que aquí se muestran son enlazados desde servidores ajenos a nuestra página. En ese sentido, podría mostrarse publicidad o contenido no deseado al momento de reproducirlos. Tomar las precauciones del caso. Se sugiere instalar extensiones como AdBlock o el navegador Brave.

Por formandotec

Información, tecnología y entretenimiento desde una perspectiva educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.