Relata la historia verídica de Brad Cohen, un joven que padece el síndrome de Tourette, una enfermedad que se caracteriza por la realización de ciertos ruidos y tics que produce con el cuerpo, ambos incontrolables. 
En esta película se refleja el amor por enseñar y se puede ver cómo la perseverancia y la autoestima de Brad Cohen, le permiten desarrollar habilidades comunicativas y demostrar su profesionalismo.

La actitud de Brad es muy positiva, y el tema se desarrolla cuando llega a ser maestro y es un gran mediador de aprendizajes. Enseña a sus estudiantes que independientemente de las limitaciones que tengan ellos, pueden salir adelante. Utiliza la comunicación empática porque siempre se dirige a contribuir al bienestar de las personas y siempre se sintoniza emocionalmente con los demás.

«Tener pasión. Haz lo que amas todos los días. Se necesita una persona para hacer una diferencia». Brad Cohen (2011)


Por formandotec

Información, tecnología y entretenimiento desde una perspectiva educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *